«Venimos a adorarlo»

La Navidad es un tiempo perfecto para adorar al Niño Jesús, como hicieron, cuando nació en Belén, María y José, los ángeles, los pastores y los Magos de Oriente.
Ante la imagen de ese Niño pequeño nos postramos estos días. Queremos seguir llevando a todos la Buena Noticia de la salvación.
¡Hemos visto salir su estrella y venimos a adorarlo!